Trucos para hacer el cepillado un momento divertido para tus hijos

Ayudar a tu hijo a cepillarse los dientes a veces puede parecer una pelea. En el momento en que el niño empieza a usar el cepillo de dientes, pueden comenzar a gritar y llorar en un intento por dejar de hacerlo. Si milagrosamente logras arrastrarlos hasta el lavabo, te encontrarás con el siguiente problema: lograr que abran la boca lo suficiente como para cepillar sus pequeños dientes.

Pero no tiene por qué ser así. Usar la fuerza no solo puede ser traumático para tu pequeño diablillo, incluso podría sufrir una lesión si no tienes cuidado.

Para minimizar cualquier posibilidad de "problemas" en esta batalla para asegurar que el niño tenga una buena higiene bucal, prueba estas estrategias para hacer que el cepillado de dientes sea una actividad divertida que espera con ansias.

1.  Enseñarles cómo hacerlo

Para alentar el cepillado de dientes entre tus hijos, enséñales cómo se hace. Además de cepillarse en familia, ¡incluso puedes dejar que te cepille los dientes por ti! Una vez que tu hijo lo vea hacerlo, se sentirá menos asustado y estará más dispuesto a cepillarse los dientes.

2.   Haz que "cepille" los dientes de su juguete primero

Ayuda a aliviar su miedo al cepillado dejándole que finge cepillarse los dientes de su juguete, para que pueda familiarizarse con el cepillo de dientes antes de usarlo sobre sí mismo.

3.  Déjalo elegir su propio cepillo de dientes

Dale a su niño un sentido de pertenencia; permítele elegir su propio cepillo de dientes para aumentar su interés y motivación para cepillarse. El mercado ofrece muchos tipos diferentes, desde aquellos con diseños de dibujos animados hasta los electrónicos. Asegúrate de que el cepillo esté redondeado y que le quede bien a la boca para evitar cortes y hematomas en sus encías sensibles. Las cerdas suaves también evitarán dolor de encías y sangrado.

4.  Prueba una nueva pasta de dientes

Deja que tu hijo elija su propia pasta de dientes también, para que se sienta involucrado en la tarea. Quizás no le gustaba la pasta de dientes con sabor a menta que comprabas porque prefería la fresa. Permitirle elegir su propia pasta de dientes puede entusiasmarlo al usarla. Recuerda, una cantidad pequeña  es suficiente para niños de entre 2 y 5 años. Para niños menores de 2 años, una cantidad del tamaño de un grano de arroz es suficiente.

5.  Canta una canción feliz

Canta una canción animada de unos dos minutos de duración (tiempo de cepillado recomendado) para acompañar a tu hijo mientras se cepilla. Después de un tiempo, comenzará a asociar la canción con el cepillado de dientes. Hay aplicaciones como Disney Magic Timer y Brush DJ que fomentan las habilidades adecuadas de cepillado de dientes entre los más pequeños y hacen que el tiempo de cepillado sea divertido.

6.  Usa recompensas para motivarlo

Usar un sistema de recompensa puede ayudar a motivar al niño a lavarse los dientes también. Solo asegúrate de que el premio no sea en forma de dulces o alimentos poco saludables, para que el resultado no sea la caries dental. Prueba algo pequeño y simple, como una pegatina o una salida al parque.